Identidad

Misión

Bicentenario

Dónde estamos

Actualidad Mic

Inicio Publicaciones Bicentenario Signos Solidarios Voluntariado Mic Videos Mic Pastoral Juvenil Laicos Fotos Contacto

Luz Marina Valencia y Lucía Peñacoba

Breve reseña histórica - Luz Marina Valencia

Nace en Pasca, Colombia. Caminando, caminando, alcanzó la periferia... GLORIA ESCONDIDA. Uno de los lugares más pobres y alejados de la Parroquia de Cuajinicuilapa, Estado de Guerrero, México. UN DIA... UNA NOCHE... UN AMANECER... UN DIA... 20 de marzo de 1987. Junto con el Padre Roberto Hickl, OMI, Luz Marina se acerca a las familias que viven en Gloria Escondida. Habla, escucha, comparte y celebra. Se mete en la vida. Se hace pueblo. Por la tarde, la comunidad se reúne en la celebración de la eucaristía. En los rostros de los niños, de las mujeres, de los hombres hay alegría, novedad. Es de Día...UNA NOCHE... 9,30 pm. Empieza la subida... Ambiente de impotencia, fragilidad, pobreza y miedo... Una madre cobija a sus seis hijos. Junto a ella otra mujer, una misionera, MIC, acompañadas del más absoluto silencio. Frente a ellas, en la oscuridad de la noche, el poder, el machismo, la corrupción, el libertinaje y la injusticia...

UN AMANECER... 21 de marzo de 1987. Luz Marina no deja que la prepotencia y fuerza de aquellos hombres decida sobre su vida. Dijo: «Soy mujer, dueña de mi dignidad. ¡No voy!» Libremente asume la muerte. La fuerza del Espíritu la invade. La Misericordia del Padre la penetra y Jesús es su TODO. Una PASCUA, una LUZ brilló para la mujer. La muerte de Luz Marina sacudió a la comunidad del Municipio de Cuajinicuilapa. Las preguntas comenzaron a aflorar: ¿qué pasó? ¿por qué? ¿quién lo hizo? La gente quiere llegar hasta el final. Quieren ir lejos en esta lucha de rescatar lo más grande que es suyo, el no ser pisoteados, golpeados, marginados. Recuperar su dignidad de personas. Empezó un nuevo día... Cada 21 de marzo la comunidad parroquial y las MIC, nos preguntamos ¿qué nos dice Dios, hoy, con este hecho? Recordar a Luz Marina es luchar por:
•El pueblo, por el don de la vida, que nadie tiene derecho a destruirla.
•La mujer campesina, para que sea valorada y respetada.
•Nuestra libertad. Somos personas, tenemos derecho a expresarnos.
•Enfrentarnos a los poderosos, exigiendo nuestros derechos.
•Alimentarnos de la Palabra de Dios, para vivir como Él quiere.
Hacia un nuevo amanecer... La muerte de Luz Marina nos alienta a mantenernos en la esperanza de vivir una vida nueva en un mundo más fraterno y justo. Luchando porque se haga realidad: el día con el PROFETISMO; la noche en la MISERICORDIA, el amanecer de la JUSTICIA.

Kalli Luz Marina-México

Breve reseña histórica - Lucía Peñacoba Núñez

Nació en Santibáñez del VaL, Burgos. Al poco tiempo de iniciar su vida religiosa fue destinada a Guinea Ecuatorial (África), donde trabajó como enfermera. Del contacto directo con el dolor, surge en ella una gran sensibilidad y atracción por los más pobres y necesitados, como lo manifestó después en el trabajo que realizó con los campesinos y enfermos en Colombia.
El servicio a los más necesitados, aun a riesgo de su salud y fama, fue lo que la caracterizó. La denuncia profética ante la falta de ética y humanidad de algunos médicos y enfermeras, tanto en África como en Colombia, le llevó a sufrir una solapada persecución, por lo que tuvo que abandonar su puesto de trabajo.
En su afán de llegar pronto hasta los más necesitados, los más alejados y olvidados, Lucía no mide distancias ni obstáculos, se pone en camino, pensando en ellos, con la esperanza de llevarles un alivio, un consuelo y, sobre todo, de ser portadora de motivaciones que les ayuden a continuar creyendo y luchando por mejorar sus condiciones de vida.

Foto del archivo histórico Mic